Siete claves para el padre primerizo

Paciencia
Criar a un niño es más difícil que enseñar a hablar a un loro, así que vas a necesitarla. No con el crío, que es un santo, sino con la madre, con la que acabas de comenzar la Guerra de los 100 años. Prepárate: cuando tú ansíes salir pitando para ir a algún sitio divertido ella necesitará mucha calma. Cuando tú estés súper tranquilo ella te meterá mucha prisa. Y cuando el niño berree en tus brazos, de hambre o de frío, sé fuerte: los refuerzos tardarán en llegar porque ella estará haciendo pis. En resumen: nada, nunca, será como tú querías. Es duro, pero es bonito, como cualquier lección de humildad.

Invisibilidad
“Una última copita”, “arrancamos en cinco minutos”, “pues para mí hace calor”… Ja. Te van a pasar más facturas que a los griegos, así que ten cuidado, porque como dicen en las pelis todo será utilizado en tu contra. Te enfrentarás a Mike Tyson cada vez que el niño la monte, pero ella no te propinará puñetazos sino acusaciones que te revelarán, por si no te habías dado cuenta, que toda la culpa era tuya. Así que no facilites golpes. No des armas. Conviértete en invisible, my friend.

Barriga
Las autoridades sanitarias no lo advierten: la paternidad perjudica la salud por dentro pero, sobre todo, por fuera. No creas a los que te dicen que estás estupendo: sí, te brillan los ojos de felicidad, pero a las ovejas también les brillan los ojos y están gordas y deformes. Así que tu chica protagonizará melodramas con lo que le ha pasado a sus caderas, su tripa o sus tetas (bueno, con sus tetas no tanto), pero tú te mirarás en el espejo y verás a Heini Von Thyssen. Canas que jamás habías tenido, pechos caídos y dilatados, hombros ventrudos, barriga… Y arrugas. Arrugas, patas de gallo y de cóndor en torno a tus brillantes ojos de oveja. Así que vete al carajo antes de tener al niño, y será algo menos doloroso después.

Refugios
Antes perder calcetines, llevar calzoncillos agujereados o dejarse revistas de culturismo sobre el sofá tenía, para tu chica, cierta gracia. Pero ahora tiene un hijo de verdad y es mucho más pequeño y más mono que tú, así que te regañará si se encuentra por el medio tus mierdas (las suyas también lo están, pero no parece notarlo). Así que crea escondrijos de emergencia para cuando se avecine tormenta: en cuanto empiece a gritar esconde tus cosas, sin que te vea, en un mueble al que ella no llegue. O donde guardas los zapatos. O baja corriendo al garaje y mételas en el maletero del coche. Ten repartidas, por todos lados, habitaciones del pánico donde esconder en segundos lo que no estás dispuesto a tirar. Y después déjalo ahí, mucho tiempo, como un pequeño sabotaje vandálico.

Higiene
Sin toallitas limpiadoras, bastoncillos para las orejas, esponjas de fibra natural o el suero fisiológico… ¿Cómo pudieron sobrevivir los humanos? Porque los bebés, que tanto disfrutan llenándose los piececitos de heces cuando les cambias, parecen ser extremadamente sensibles a la suciedad… tuya. Si has estado a menos de diez metros de un cigarro te obligarán a ducharte. Si has sudado no te acercarás al niño. Porque no lo sabías, pero desde que él existe eres una especie de terrorista químico libio que pretende contaminar al pequeño. ¿El secreto para escapar al eje del mal? Yo qué sé… Hazte el sensible y consigue que tu chica te regale un pack de Biotherm para la cara y las manos. O, todavía mejor y más barato, justo después de hacer algo malo lávate superficialmente con el gel del niño: desconcertarás a tu chica, que no sabrá si apestas a choto o a su adorado bebé, y podrás salir del trance.

Pornografía
Lo siento, pero tenía que decirlo: en mi vida había visto tantas cochinadas como desde el nacimiento de Teo. Y no es sólo por vicio, no, los motivos son más bien psicológicos, porque todo buen padre se siente, desde la llegada del nene, excluido y desplazado. Así que, ahora que no vas a mojar con frecuencia, recurre al cine porno, que para eso se ha inventado, y conócete mejor a ti mismo. A tu chica no le va a molestar aunque te pille tocándote con un vídeo de Soraya Saénz de Santamaría: lo único importante será que el niño tenía gasecitos.

Y, en definitiva… Hombría
El último mandamiento (debe haber millones más, pero estoy agotado), y es uno de los más complicados. Porque tú amas a esa bolita (casi) tanto como tu mujer y el pánico, agotamiento e ignorancia también te provocan parálisis… Pero eres el tío, se supone, y desde que existe Humphrey Bogart tenemos que apagar los incendios. Así que no te pongas histérico ni hagas pucheros ni metas grititos cuando las cosas se tuerzan, cabrón, y pórtate como un hombre. ¿Qué hace falta un sacaleches a las tres de la mañana de un lunes? Ve a comprarlo, donde sea, y date prisa (si te vas con gabardina el efecto será todavía más viril). ¿Que el niño no quiere dormirse? Llévatelo tú al salón y consigue amodorrarlo cantándole una canción de Mecano (además, cuando se duerma puedes aprovechar para lo de la pornografía). Es sencillo: pase lo que pase imposta una voz masculina, di que tú te ocuparás de todo y ejecuta y resuelve, aunque sea algo descabellado. Hazlo, porque en realidad no estás ante un drama, ya verás, sino ante una oportunidad de reivindicarte. Tira el penalti, que seguro que lo metes: tu chica lo agradecerá y, durante tres o cuatro segundos, volverá a quererte como te quería antes de meteros en este embolado.

Anuncios

Acerca de rafavidiella

Mi cabeza es enorme y no sólo contiene agua, humos tóxicos y vísceras. Aparento despreocupación e irracionalidad, y eso es lo que la rellena. Como casi todo lo pierdo, aquí será posible encontrarlo.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Siete claves para el padre primerizo

  1. RAE dijo:

    “revelarán” => “rebelarán”

    • rafavidiella dijo:

      mmm… gracias, RAE, pero según tu propia web ‘revelar’ es ‘Descubrir o manifestar lo ignorado o secreto’ o ‘Proporcionar indicios o certidumbre de algo’, que es lo que trataba de decir en este sufrido post… ¿No me he colado, no? Un saludo!

      • RAE dijo:

        Correcto.

        Las acusaciones improcedentes (como está resultando esta misma conversación 😉 también rebelan, pero ya veo que no era el caso.

  2. Olga dijo:

    Jajaja, me ha encantado, creo que es mi post favorito, de hecho. Muchos besos guapo

  3. josemi dijo:

    Qué envidia. Que rule el vídeo de Soraya…

  4. Luz dijo:

    MUY GENIAL! :))))

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s