Muchas gracias pero… ¿de Musgo?

“¿Cambiarlo? Pero… ¡Si nos encanta!” (Frase popular)

Dicen que un bebé trae un pan debajo del brazo pero, contemplando sus mofletes, es obvio que Teo se lo ha comido. A cambio, eso sí, ha aterrizado cargado de regalos, porque la gente no para de traernos cosas.

Antes del parto recibimos, sobre todo, regalos de corte tradicional. Procedían de madres veteranas, que mezclaban sus conocimientos vitales con alguna habilidad manual y abanderaban el movimiento “Vais a ver qué bien os viene”. ¿Que qué nos vino? Practicidad y artesanía: baberos de ganchillo, patucos con cintas bordadas o toallas con un “Teo” escrito en punto de cruz. Cosas útiles y que, cuando el niño crezca, donaremos a la fundación Amar en tiempos revueltos. 

Mi madre también se puso las pilas y, más diestra con las agujas que Kurt Cobain, nos llenó la casa de jerseicitos. Son preciosos, pero hay un problema: o el bebé no crece más o nos mudamos a Laponia, porque al ritmo al que va y con este calor no le servirán en invierno. Una lástima.

De mi suegra no diré nada. Todo lo que nos trae es increíble. ¡Gracias!

Y nos quedan las mamás jóvenes: ellas sí que saben qué regalar a un bebé. Adoctrinadas por revistas estupendas y luminosos y agradables blogs (o, simplemente, por su experiencia y buen gusto), ellas son las responsables de los regalos que más feliz hacen a mi chica (que, por otra parte, siempre tendrá la última palabra). Gustan, sobre todo, las cestitas con cremas, champús y colonias, que además de prácticas suelen ser monas y carísimas. Han fracasado, en cambio, mochilas y portabebés: o va en brazos o Teo se pone a berrear. Así es el pequeño Pataletas.

El tema regalos es inagotable, así que otro día seguiré. Pero con mucha delicadeza, midiendo riesgos, acabaré con los regalos incómodos. Que sí, que suena a desagradecido, pero que también los hay. Han pasado por mis manos cosas que, sobre la piel de mi hijo, me harían replantearme la paternidad.

Destacaría primero los conjuntos inspirados en Los otros, La profecía o cualquier película de terror con protagonista infantil. Repletos de cuellos con volantes, grandes botones, anclas marineras o encajes, solo les falta el 666 en la etiqueta junto al dibujito de Goofy.

Avisadme también si montáis alguna fiesta infantil, porque en el armario de Teo escondemos varios disfraces de granjero de Wisconsin y un estupendo traje tirolés. Causarán sensación.

Pero el momento álgido o, al menos, de lo que más me acuerdo ahora mismo, fue cuando una maravillosa señora (un cielo, sin acritud) nos entregó un uniforme oficial de Macario. El peto de pana, ese color marroncillo… Impresionante. Perfecto para coger al bebé del cuello y jugar con él a ventrílocuos. Y, para colmo, el disfraz venía con una etiqueta de Musgo… ¡Señora, que Musgo cerró hace casi un año! ¡Que Teo ni había sido concebido! Que todo bien, que muchas gracias… ¡Pero que esto es un regalo reciclado y yo no soy José Luis Moreno!

Anuncios

Acerca de rafavidiella

Mi cabeza es enorme y no sólo contiene agua, humos tóxicos y vísceras. Aparento despreocupación e irracionalidad, y eso es lo que la rellena. Como casi todo lo pierdo, aquí será posible encontrarlo.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Muchas gracias pero… ¿de Musgo?

  1. Jajajajaja!!! buenísimo! Por cierto, me dejas con la intriga de los regalos de la suegra: ¿sólo una línea para ella? 😉

  2. Cruz dijo:

    Ay, qué me parto contigo… qué risas me acabo de echar. Lo de los regalos suele ser de traca, pero lo del disfraz de Macario supera todas las expectativas. Y yo qué me quejaba de los trajes de piqué. Gracias por el enlace, guapo. Besos para los tres

  3. Blancoide dijo:

    Jajaja, buenísimo lo del traje de Macario… Pobre Teo!

  4. Marta Medel dijo:

    Me partoooo!!!!
    Te dejo que se lo voy a leer a mi chico… el cual se acaba de dormir despues de casi una hora de mecer a la cachorra. Me va a matar, pero no puedo reirlo en silencio….

  5. josemi dijo:

    Musgo cerrado… qué fuerte, te despistas un momento… Moraleja: no regaléis nada a los papis sin haber consultado el listado de tiendas que han cerrado la última semana. Están en todo.

    Hablando de regalos reciclados, creo que éste sería un buen foro para encontrar conexiones entre los regalos que hemos recibido de Rafa en la última década. Por ejemplo, sé que alguno tenéis una biografía de Sabina, eso fue regalo de cumple aprox año 2000. ¿Alguno le regalasteis una máscara de Darth Vader? ¿Y un elefante-lámpara? Hay que tener mala leche… ¿no?

  6. Olga dijo:

    Jajaja, muy bueno. me acabo de hacer superfan de este blog. Siempre puedes volver a endosar los regalos, jajaja. Bss

  7. Pingback: Qué regalar a un recién nacido | entremadres

  8. Jajajaja, me parto. Acabo de conocerte gracias a una mención de Cruz de Entremadres. Por aquí me quedo, que con este post ya me has “ganao”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s