Goteras

No sé lo digáis a nadie, porque aparento ser un tipo duro, un cowboy de Pueblo Nuevo, pero los niños, en particular los bebés, me provocan unas irreprimibles ganas de llorar.

Era uno de mis grandes miedos de ser padre: pasarme el día lagrimeando lastimosamente y perder el (escaso) respeto de los que me rodean. Y bueno… Durante los dos primeros meses de Teo no pasó. O no le quería lo suficiente, o no nos teníamos aún confianza o, seguramente, me reprimía de manera inconsciente. Era demasiado pronto para que mi hijo supiera que su padre es una nenaza.

Pero en los últimos tiempos… Dios mío, se me está yendo de las manos. Durante el día mantengo el tipo: eructamos, vemos combates de boxeo, les decimos guarrerías a las chicas y nos contamos nuestras cosillas de hombres. Pero llega la noche y tras el baño, con la toallita, el masaje, el aceite y todas esas mariconadas, llega el momento gotera.

Porque el primer día mi chica miró al techo, para ver de dónde venían las gotitas que estaban empapando al crío, pero no, no eran goteras. Eran lágrimas y mocos resbalando por mi cara.

Siempre me ha pasado, con otros bebés muy queridos, pero disimulaba. “¿Te pasa algo, tío? No… Se me ha metido humo en los ojos. Tengo alergia. Me da pena lo mayor que está don Juan Carlos”. Lo que fuera. Pero ahora no puedo ocultarlo, y con mi hijo me derrumbo. Así que, cuando vengáis a verle con algún regalito, acordaos de traer también unas gafas de sol para mí, y nos ahorraremos una situación bochornosa.

Anuncios

Acerca de rafavidiella

Mi cabeza es enorme y no sólo contiene agua, humos tóxicos y vísceras. Aparento despreocupación e irracionalidad, y eso es lo que la rellena. Como casi todo lo pierdo, aquí será posible encontrarlo.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Goteras

  1. josemi dijo:

    El problema son los años pasados en el Actors Studio. Te metes demasiado en el papel. La última vez que te recuerdo así estábamos en el aeropuerto de Salta, habíamos perdido un vuelo porque nos equivocamos (a la hora que salía nuestro vuelo estábamos en el cine de resaca viendo Notting Hill). Así que decidiste inventarte que éramos fotógrafos de National Geographic haciendo un reportaje sobre las quebradas y habíamos tenido un accidente, a ver si conseguíamos un vuelo gratis al día siguiente. La cosa fue un éxito, llantina incluida, el problema es que cuando nos fuimos a celebrarlo tú seguías con los ojos rojos pensando lo mal que lo habíamos pasado en el accidente…
    Rafa, no puedes vivir pensando a cada momento “qué haría Daniel Day Lewis en mi lugar” o “qué le gustaría a Douglas Sirk”. Hoy le llevo un juguetito a Teo, yo lo paso fatal con estas cosas, por favor, hoy piensa qué haría Bill Murray:-). Nos vemos en un rato!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s